jueves, 24 de febrero de 2011

Crying


La forma en que sus lágrimas me hacen querer cambiar el mundo para que deje de llorar. Sin importar si en ese momento lo odio, lo amo, si estoy deseando que se muera o sabiendo que me moriría sin él. Eso no marca la diferencia.

Porque una vez en mi vida, sin importar lo que sea para el mundo, se convierte en mucho. Cuando lo miro y veo lo profundo de su alma, y digo miles de cosas sin sentido, ahí es cuando tengo la dulce certeza que mi vida está inevitablemente dependiendo de los latidos de su corazón.

Por un millón de razones la quiere a su compañera de vida/andanzas, casi hermana, negrita caribeña.. y ambos sabemos que ninguna parca hará justicia porque no es su competencia o deber, y tampoco es algo de la mente, sino del corazón. Si tuviera un antídoto eficaz, o un deseo, se lo regalaría a ella.. para que pueda quedarse para siempre y no se lleve un pedacito de su alma, o para que lo cuide. Siempre.

1 comentario:

nicoelvilla dijo...

Hola, hace montones de tiempo que no entraba a leer o siquiera ver que onda por aca.
voy a seguir entrando a ver si hay cosas nuevas.
besos