miércoles, 7 de mayo de 2008

Y fui libre de verdad


'[..]El pacifismo pensó que para eliminar la guerra bastaba con no hacerla o, a lo sumo, con trabajar en que no se hiciese. Como veía en ello sólo una excrecencia superflua y morbosa aparecida en el trato humano, creyó que bastaba con extirparla y que no era necesario sustituirla. Pero el enorme esfuerzo que es la guerra sólo puede evitarse si se entiende por paz un esfuerzo todavía mayor, un sistema de esfuerzos complicadísimos y que, en parte, requieren la venturosa intervención del genio. Lo otro es un puro error. Lo otro es interpretar la paz como el simple hueco que la guerra dejaría si desapareciese; por lo tanto, ignorar que si la guerra es una cosa que se hace, también la paz es una cosa que hay que hacer, que hay que fabricar, poniendo a la faena todas las potencias humanas. La paz no 'está ahí' sencillamente, presta sin más para que el hombre la goce. La paz no es fruto espontáneo de ningún árbol. Nada importante es regalado al hombre; antes bien, tiene él que hacérselo, que construirlo..'

[Ortega y Gasset, José - 'La rebelión de las masas']


Cuestiones de este estilo deberían enseñar en las escuelas/universidades.

2 comentarios:

Guille dijo...

Quiero paz.
Si te unes a nosotros todos juntos haremos la paaaaaz.

Bastante descolgado, pero me hizo acordar a eso y me reí solo.

No sabía que Ortega y Gasset hubiera dicho cosas tan copadas...
Siempre se aprende algo nuevo, no?

Saludos!

Ary dijo...

Es muy cierto, basta observarse a uno mismo para darse cuenta el trabajo que puede ser mantener la paz. Nada mejor que leer a Gandhi para entender como se hace la paz.