sábado, 21 de marzo de 2009

Cinema verité

¡Bienvenidos! Bienvenidos aquellos que han extraviado en el tiempo la historia de un amor inconcluso, bienvenidos aquellos que dejaron lo conocido y lo familiar en pos de un sueño prometido, bienvenidos esos que pensaron que la distancia y el tiempo eran el mejor paliativo para el dolor, y bienvenidos todos los que se han sentido extraños en medio de pueblos conocidos.
Para todos ustedes, hay una butaca en el Nuovo Cinema Paradiso.
* esta película es un retrato del alma humana, de la fuerza de voluntad, de los ideales que se fueron y las esperanzas que no se cumplieron... y que de cualquier manera, en su recuerdo y en los azares del reencuentro, pueden otorgarnos la felicidad. digna de recomendar y ver más de una vez.

5 comentarios:

Guille dijo...

cine arte.
ok, tomo la recomendación.

Pol dijo...

Hay que aclarar que luego de ver la película hay que disponer de al menos una hora libre para llorar sin consuelo.

ceci dijo...

Esta es LA película, Amelie. La musqiuita de Enio Morricone es mía, como la plaza principal es del loco ese lindo.

Bruno dijo...

Todavía me acuerdo lo que me hizo llorar esta película.

Increíble.

Runaway dijo...

Sí, realmente muy linda. Más allá de lo popular que se ha vuelto así como es... quiero ver la versión del director.
La vi por segunda vez en mi vida hace muy poco.
La primera vez, era muy chico, y me quedaron cosas a las que siempre recurría para comparar. El hombre que espera las 100 noches en la ventada de su amada. La terrible órden de no volver al lugar maldito...